Una sesión de medicina narrativa

Una de los temas que más angustia me provocaba al empezar a trabajar con medicina narrativa era cómo organizar una sesión de medicina narrativa.

En resumen, una sesión de medicina narrativa consta de las siguientes partes:

  • Lectura/visualización de una obra de arte.
  • Reflexión y debate sobre esa obra
  • Escritura
  • Lectura compartida de los escritos
  • Reflexión sobre las lecturas

En función del tiempo disponible, cada parte se alargará más o menos. Y en función de la posibilidad de preparación de la sesión por los asistentes, las lecturas serán más largas o más cortas.

La obra de arte: principalmente literaria. Salvo en algunas ocasiones, no es posible pedir a los asistentes que preparen el texto con antelación. Por ello debemos buscar textos cortos. El principal requisito es que se trata de una pieza de calidad literaria, mejor si permite la adopción de múltiples perspectivas ante su lectura. Puede ser un extracto de una obra más larga, un poema, un relato corto… Pero también puede ser una canción, un vídeo (algún corto, por ejemplo), una escena de película, un cuadro… Debe ser capaz de invitar a la reflexión. En cuanto a la temática, es preferible evitar los que tengan una clara relación con la medicina, para evitar que se desvíe el foco desde el texto al diagnóstico. Tiempo: de 2 a 10 minutos (depende del tiempo disponible y del tipo de obra elegida)

Reflexión sobre la obra de arte: en la mayoría de los casos será corta. Se solicita a los alumnos que analicen la obra centrándose (en el caso de la literatua) en el argumento, los personajes, las figuras (especialmente las metáforas), el tiempo y el espacio. Se les puede pedir que hablen de lo que sienten (ver, oir, oler..) al leer el texto, del objetivo del texto (para qué o quién creen que se escribió)… El tiempo para esto es de nuevo corto. La idea es compartirlo con los compañeros.

Escritura. Se prepara una propuesta de escritura, que debe crearse a la sombra de la obra analizada, pero con amplitud para permitir que despierten respuestas variables. Es la parte que requiere una mayor preparación por parte del presentador del taller. Es necesario tener más de una propuesta y utilizarlas en función del debate previo. PAra prepararlas es necesario hacer una lectura atenta individual de la obra que vamos a presentar, reflexionar sobre ella y sobre los destinatarios. Se da a los alumnos entre 3 y 5 minutos para escribir.

Compartir lo escrito. Los asistentes que lo deseen, pueden compartir con los compañeros lo que han escrito. Sin explicaciones ni comentarios. Lso compañeros pueden comentar y preguntar, utilizando el mismo esquema comentado antes. Se comenta y se pregunta sobre el escrito, nunca sobre el autor.

Este es el esquema global. Permte variaciones en función de las necesidades. No es lo mismo tener un grupo de 10 personas que una clase con 60. La preparación de cada parte requiere un trabajo importante por parte del ponente. Elegir el texto u obra de arte, hacer su propia lectura atenta, construir las propuestas de escritura, prepararse para guiar de manera adecuada el grupo.

Tengo la experiencia personal de participar en este tipo de talleres, tanto de forma presencial, en grupo pequeño, como a través de una plataforma online. También he dirigido algunas sesiones, en condiciones diversas ( de los 100 alumnos de una clase de medicina a los 10 compañeros del centro de salud). Diría que los dos elementos principales son la preparación y la flexibilidad. En ambas situaciones, ponente y asistente, he aprendido muchísimo de todos y me enriquecido.

0 0 vote
Article Rating
Suscribirse
Informarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x