Una sesión de medicina narrativa

Una sesión de medicina narrativa típica se estructura de la siguiente manera:

  • Presentación del texto. Texto entendido en un sentido muy amplio: literatura (poema, fragmento de prosa de un texto más largo, microrelato), pintura, fotografía, corto audiovisual, música (canciones). En función del texto, se solicita a algunos participantes que lean el fragmento en voz alta.
  • Lectura atenta colectiva: entre todos desgranamos los significados que nos aporta el texto, lo que vemos, lo que oimos, lo que imaginamos, lo que nos provoca. ¿Qué palabras/frases nos llaman la atención?¿Por qué?¿Qué elementos (color, distribución, etc.) vemos en la imagen? Se va enriqueciendo el debate a partir de las participaciones voluntarias de los asistentes. No se concluye, no hay una respuesta correcta, todas las respuestas son correctas. Hay múltiples lecturas de cada material.
  • Escritura. Proponemos a los asistentes un tema para escrribir, una propuesta o una provocación de escritura, depende cómo se mire. Damos un tiempo corto (3-5 minutos) en función de la marcha de la sesión.
  • Invitamos a los participantes a leer sus textos. Y al resto a hacer una lectura atenta de esos textos. No se entra en lo personal del autor. Los textos se tratan de la misma manera que hemos practicado previamente.

El tiempo se ajusta a la realidad de cada lugar. Pero una hora es una buena propuesta.

¿Y qué aporta esto a un profesional de la salud?

Estamos acostumbrados a aprender directamente la técnica que vamso a ejecutar. Los que tengan ya algunos años recordarán las películas de Karate Kid. A todos nos alucinó que el señor Miyagi pusiera al protagonista a limpiar ventanas y otras actividades que ninguna relación parecían tener con el karate. Pasados varios minutos descubríamos que esa práctica habia enseñado karate de una manera indirecta. solo había que usar lo aprendido en otro contexto. Esto también ocurre cuando aprendes música. Cuesta comprender que la práctica ocntinua de escalas pueda ayudarte a tocar un concierto, pero ocurre así.

Pues bien, practicar medicina narrativa modifica el modo en que nos relacionamos con los pacientes y sus historias, cambia nuestra visión y nuestra manera de escuchar. Nos transformamos. Iré añadiendo evidencia científica sobre estos efectos, pero puedo decir que a mí me ha transformado y ha cambiado mi práctica. A veces no sé como lo hago, pero como Daniel LaRusso, descubro que la práctica en medicina narrativa aflora cuando es necesario.

Cada 2-3 semanas, un grupo de personas nos reunimos para practicar. Puedes unirte, sin ningún coste (salvo una hora de una experiencia diferente). En español, abierto a todo el mundo, con moderadoras formadas en Medicina Narrativa. Aquí está el enlace: Connections in Narrative Medicine. La hora: depende de tu lugar de conexión. En Nueva York, las 13:00. En España peninsular: 19:00. En Canarias: 18:00. En otros lugares: consulta o contacta (al inscribirte puedes cambiar la zona horaria y te dirá la hora exacta). Siempre un sábado. Estais invitados a practicar medicina narrativa.

0 0 votes
Article Rating
Suscribirse
Informarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Esta web utiliza algunas cookies para mejorar su rendimiento y para permitir el análisis de uso. Puedes ocnsultar la política de cookies aquí, y la de privacidad aquí.    Ver
Privacidad